RECORDANDO A RAI

 

 

Hace más de 50 años que conocí la familia Valls Planas, con la que he mantenido siempre una franca amistad.

Los papás eran catalanes de pura cepa y,  junto con ellos y sus hijos, varios coterráneos decidimos formar el Centre Catalá, una entidad que perseguía agrupar la colonia catalana por medio de actividades sociales, culturales y deportivas.

A partir de ahí, el contacto con Raimon, a quien llamábamos RAI, fue consolidándose hasta llegar a convertirse en un verdadero buen amigo de todos.

Y es que no era para menos. Su temperamento era afable y locuaz, pero sobre todo del lado humorístico, pues no perdía una sola oportunidad para contar más de un chiste que desternillaba de risa a los oyentes. Es más,  nunca desaprovechaba la ocasión de jugar con las palabras o las ideas de doble sentido que surgían en cada conversación con él, por más seria que fuera.

Inclusive, cuando más tarde instituimos el Casal Catalá para volver a reunir a la colonia bajo las normas de la Generalitat, Rai fungió como Secretario casi perpetuo de la Junta Directiva y bien recuerdo que en muchos de los debates que teníamos, él intervenía con su habitual tono informal, dando soluciones estrambóticas a cualquier tipo de problemas, pero llenas siempre de buen humor.

También fue uno de los fundadores de la PENYA DEL BARCA, convirtiéndose en un acérrimo espectador de los partidos televisados en nuestra sede. Con marcada constancia, asistía acompañado de su cariñosa esposa Betty, quien compartía codo a codo con él, todas las incidencias del juego.

Ahí, sumándose al sentir del auditorio, sus reacciones ya eran de seria censura, protestando cuando los árbitros “la pifiaban”, los contrincantes eran “unos sucios”  y nuestras “estrellas” chutaban “a las nubes”...

A parte, en su vida privada, fue un magnífico esposo y padre de familia, luchador como buen catalán, para abrirse paso en la vida, al grado de convertirse en todo un Chef, que inventó su célebre “Paella Chapina”, para deleite de su numerosa clientela.

En cuanto a su fallecimiento, nos tomó a todos por sorpresa, dado el escueto espacio entre el impacto de una inesperada dolencia y su paso a la vida eterna.

Amigo Rai, no nos diste tiempo para un último abrazo, pero sinceramente, aunque compungidos por ello, envidiamos la bendición que Dios te concedió, para un desenlace breve y sin sufrimiento.

Descansa en Paz, amigo Rai...

 

Francesc Gámez i Duch, Fundador y Presidente Honorario de la

PENYA DEL BARCA, GUATEMALA. 

Actualizado (Sábado, 15 de Junio de 2013 23:19)